Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Miguel González Aranda’

1974suenodali

El mercado editorial español no es que esté precisamente boyante. Sí, se publica mucho, y sí, se lee más… ¿pero el qué? Hace mucho que pienso que la literatura clásica, aquella que diera figuras como Pío Baroja y Miguel Delibes, ya murió y entre todos la hemos enterrado. Mucho ensayo, mucho libro de famosos que jamás han cogido un lápiz ni para pintarse los ojos, mucho autor internacional, mucha obra por encargo para dar respuestas a preguntas que nadie se hace, pero de Literatura (con mayúsculas) nada. Sí, todavía se publica novela pero de señores utra-académicos que se centran en la retórica en clave de galimatías y pasan de la trama porque eso es cosa de best-seller. Y cuando uno piensa que tienes que volver a los clásicos para encontrar un buen relato… ahí está la red.

He descubierto a un escritor muy prometedor: Miguel González Aranda. ¿Que no suena de nada? Quizás, sonar no sonará (que también porque es músico) pero leerse se lee estupéndamente. Es un relatista que cuelga su obra en su blog. Tiene una prosa límpia pero bella, llena de dulzura, que te hace seguir los renglones acariciándolos.

Un poco sobre este valor emergente:

miguel-gonzalezMiguel González Aranda (1980 Coca -Segovia-) es informático de profesión y músico por convicción. Lleva unos tres años en Madrid y toca varios instrumentos en varias bandas de distintos estilos. Su vocación por las letras es reciente, jamás se ha presentado a concurso literario alguno, y los comentarios que recibe en su blog no pueden ser más halagadores. Se lo merece. ¡Qué lástima que las editoriales (y sobre todo el público lector) esté perdiéndose a este gran escritor!

Pero como el movimiento se demuestra andando, aquí va un extracto de su último relato titulado Factoría onírica:

 

FACTORÍA ONÍRICA

Llevo casi dos años en el “Departamento Surrealista”. La verdad es que me gusta bastante el trabajo, el lugar y el ambiente. A menudo me río hasta el punto de llorar, pero también destaco que hay muchos momentos muy duros y agobiantes en los que el trabajo me agota hasta dejarme prácticamente sin ideas.

 

Un día estaba en mi despacho, que se sitúa en la quincuagésima segunda planta del ala diecisiete de la gigante Factoría Onírica. Estaba concentrado en una importante petición de mi jefe Don Jimeno. Me faltaban cuatro remates y la historia quedaría con la calidad suficiente como para que me diera el visto bueno.

 

-Buenos días Don Jimeno.

-Adelante Camilo. Ponte cómodo y cuéntame.

Don Jimeno es un hombre de talla ancha con barba descuidada. Su voz es grave y profunda y nunca se separa de un sombrero de copa negro y un bastón de marfil que en ese momento tenía sobre la mesa.

Adelantó sus rechonchas manos y le entregué mi trabajo por escrito:

-Creo que tengo un sueño bastante acorde con el perfil que me envió.

Don Jimeno me interrumpió:

-¿Sabes que este sueño tendrá un impacto de recepción en el 6% de niñas entre 8 y 13 años?

-Lo se señor. He tenido muy en cuenta el perfil: niñas delicadas, con gusto a la lectura, de pocos amigos, sin problemas familiares, con dos lunares en el rostro, de clase media, con una sonrisa peculiar….

De nuevo me interrumpió:

-Creo que se te avisó de la nueva ampliación: el sueño será inyectado además en el continente asiático.

-No se preocupe Don Jimeno. Soy consciente de que tres continentes son muchas niñas. Tengo todo bajo control, el sueño es perfecto.

Don Jimeno me sonrió levemente y yo comencé a hacerle un brevísimo resumen del sueño:

-La niña en cuestión, mientras está tomando una ducha en su casa, se colará por una de las cañerías de su propio baño, correrá diversas aventuras por decenas de tuberías hasta llegar a un río de aguas cristalinas donde reinará junto a bellos peces y ranas de colores.

-Don Jimeno asintió con su ancha cabeza mientras me escuchaba sin dejar de mirar el guión que le entregué:

-Bien, bien, bien…el agobio del paso por las canalizaciones se verá compensado con el final feliz del río y su reinado… Me gusta….

-¿Las ratas que función tienen?- Me preguntó con su mano en la barba.

-Simplemente saludarán a la niña según pase por determinados puntos de las cañerías.

La cara de Don Jimeno cambiaba a la vez que leía el sueño.

-Enhorabuena Camilo. Le echaré otro vistazo pero me ha gustado, es lo suficientemente absurdo.

CONTINÚA LEYENDO PINCHANDO AQUÍ

Anuncios

Read Full Post »