Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Christopher Moore’

lfl20022Título: ¡Chúpate esa! / Autor: Christopher Moore / Editorial: La Factoria de Ideas.

 Acabé ¡Chúpate esa!. No puedo decir que me haya sorprendido el derroche de humor absurdo y delirante de este autor, pues ya había leído El ángel más tonto del mundo. Aquella iba sobre zombies, esta (siguiendo con el género) hace honor al explícito título y trata de vampiros.

Christopher Moore (1957 Toledo -Ohio-) es un genio del humor y del sitcom. Siempre he valorado en extremo los libros que me hacen reir. Y no me refiero a que me parezca simpático, sino a reir con carcajas aún estando leyendo a solas. Es de esos libros que te dejan con las ganas de saber qué pasó una vez que llegas a la página 314 y ves que es el fin. Todo sea dicho, a Moore no se le dan demasiado bien los finales, los precipita (opino lo mismo de Isabel Allende, salvando las distancias), ¿pero a quién diablos le importa si el resto es tan brillántemente cómico? (Hay momento en que me recuerda los desternillantes comics de super-héroes escritos por J.M. De Matteis y Keith Giffen, también salvando las distancias).

Esta novela también tiene como protagonista a dos vampiros jóvenes y románticos, pero no tiene nada que ver con la serie de Twilight [Crepúsculo] de Stephenie Meyer que ahora ha llegado al cine. En ¡Chúpate esa!, Jody, una atractiva y joven pelirroja convertida por un no-muerto europeo, transforma en nosferatu a Tommy Flood, su esbirro enamorado, inmaduro y aspirante a escritor. A lo que él reacciona con un “¡Me has matado, zorra! ¡Qué asco das!” que abre la novela.

La trama es simple: vampiros jóvenes y enamorados de San Francisco se tienen que adaptar a las nuevas circunstacias de la no-vida (no-muerte), que no son pocos los problemas y dilemas que les presenta. Por medio va surgiendo todo un carrusel de personajes a cada cual más friky: la vieja panda de Tommy, todos unos descerebrados; El Emperador, un vagabundo basado en un personaje real del siglo XIX; el indigente William y su gigantesco gato Chet; el vampiro viejo y malvado; Blue, una puta de tetas decomunales de color azul (no preguntes, léelo); y Abby Normal, la esbirro adolescente gótica-siniestra que tiene una hermana con piojos y un amigo bastante ‘rarito’; entre otros. El diario oscuro de Abby Normal que se intercala en la novela no tiene desperdicio.

A continuación os reproduzco uno de los capítulos más corto de la novela, el segundo, en que el vampiro Flood descubre que su nueva naturaleza vampirica, al no depender de la alimentación convencional, va a transformar su metabolismo y hará innecesarias ciertas funciones vitales mortales.

 

2

La última caca

 

 

—Entonces, ¿ya está?

—Sí.

—¿Nunca más?

—No.

—¿Jamás?

—No.

—Tengo la impresión de que debería conservarla o algo

así.

—¿Te importaría tirar de la cadena y salir de ahí de una

vez?

Anuncios

Read Full Post »